Los tiburones atacan más los domingos y en luna nueva, según un estudio



Los ataques de tiburones ocurren con más frecuencia los domingos, en luna nueva y a surfistas que usan trajes de baño de colores negro y blanco, según un estudio de una universidad de EE.UU.

El informe de la Universidad de Florida (UF), en Gainesville, analizó las estadísticas de los ataques de escualos ocurridas en el condado de Volusia, en el centro-este del estado, de 1956 a 2008.

El objeto de estudio son 220 de los 231 casos registrados en ese periodo por existir información detallada, pero además los científicos observaron durante un año a las personas en las playas de Daytona Beach y New Smyrna Beach, en Florida.

En esa zona hay más interacción entre seres humanos y tiburones que en cualquier otra zona costera del mundo, según destaca George Burgess, director del Registro Internacional de Ataques de Tiburones de la UF, en el estudio.

Con más personas en el agua, hay más oportunidades de tener un encuentro con un tiburón, de ahí que los domingos sean el día en el que más ataques se producen.

La salpicadura que producen las manos y los pies en el agua provoca a los escualos y estos muerden por equivocación a las personas al confundirlas con presas en las aguas turbias.

"Llamarles ataques es poco apropiado porque las consecuencias por lo general no son más graves que la mordida de un perro. No son de la clase de mordidas de los tiburones blancos de tres a seis metros de largo que hay en la costa de California", comentó Burgess.

Los tiburones de Volusia miden de uno a dos metros de largo y debido a su tamaño con frecuencia buscan presas pequeñas.

Más de mitad de las 220 víctimas fueron mordidas en las piernas, y 34 en los brazos.

El 90 por ciento de las víctimas de los ataques estudiados eran hombres, el 77 por ciento tenía entre 11 y 30 años de edad, el 61 por ciento eran surfistas y en 171 de los casos el 98 por ciento era de la raza blanca.

"Los hombres jóvenes blancos eran atacados más porque pasaban mayor tiempo en el agua", precisó Burgess.

Otra de las conclusiones del estudio es que el mayor número de ataques sucede durante la luna nueva, seguido por la luna llena, los extremos de las fases lunares que influyen en la marea.

Burgess opina que probablemente esas fases tienen influencia sobre los patrones de movimientos y reproducción de los peces, la principal fuente de alimentos de los tiburones.

El estudio revela también una preferencia de los escualos por la combinación de los colores blanco y negro, y en menor medida por la combinación negro-amarillo, de acuerdo con la ropa de baño que llevaban los atacados.

El 21 por ciento de todos los ataques de tiburones a humanos registrados en el mundo de 1999 a 2008 ocurrieron en la franja costera de Daytona Beach y New Smyrna Beach, de 75 kilómetros de largo, y en su mayoría no fueron mortales.

Fuente: EFE




Temas Relacionados: