El Blu-ray tarda en imponerse



Ni con Avatar. Los muñecos azules de James Cameron han pulverizado los récords de ventas de discos Blu-ray en EE UU (2,7 millones de unidades en cuatro días), pero es la gota en el océano.

Pese a ganar en 2008 la reñida batalla de estándares con HD DVD, Blu-ray, el invento impulsado, entre otros, por Sony, Wal-Mart y Warner Bros, no convence todavía a la mayoría de los consumidores. De los 115 millones de reproductores vendidos en el mundo en 2009, según GfK, solo un 12% fueron Blu-ray.

Los tradicionales grabadores y reproductores de DVD, mucho más baratos, siguen triunfando. En EE UU la penetración de Blu-ray llega al 12%, pero en Europa, según la consultora Screen Digest, no supera el 9%, incluidas las consolas PS3, compatibles.

"El mercado de Blu-ray en España es insignificante", asegura Ignacio López, director de la unidad de electrónica de consumo de GfK. En 2009 las ventas aumentaron casi un 200%, pero respecto a un volumen diminuto de 15.800 reproductores.

"El parque acumulado de equipos en nuestro país es de 1,5 millones, aunque un 78% son consolas PS3". Frente a estos 1,5 millones, existen 13 millones de reproductores DVD en pleno uso.

La crisis, los precios más elevados de discos y equipos, y los nuevos servicios de compra y alquiler online de películas están lastrando la alta definición. Las grandes productoras y distribuidoras acusan a la piratería.

Richard Cooper, analista de Screen Digest, rebate ese argumento: "La gente que piratea mucha música también compra mucha música. Este comportamiento se está trasladando al mundo del vídeo". Cooper confía en que la alta definición dé el estirón en los próximos años.

"Creemos que un 35% de los reproductores en el hogar serán Blu-ray en el año 2012"."No hay forma de ganar esta competición".

Así, dolido y cabizbajo, zanjó el presidente de Toshiba una de las guerras tecnológicas más enconadas de los últimos años. Fue en febrero del 2008. En juego estaba convertirse en el nuevo estándar de la alta definición.

El formato HD DVD, impulsado por las japonesas Toshiba, NEC y Sanyo, no aguantó el tirón. Ganó Blu-ray, la opción propuesta, entre otros, por Sony, Wal-Mart y Warner Bros.

Tras cinco años de disputas, el camino se presentaba soleado y sin curvas. La realidad, sin embargo, es más bien plomiza. El cóctel de recesión económica, precios altos de discos y equipamiento y escasez de contenidos, ha desembocado en unos niveles de adopción muy por debajo de lo esperado.


España, muy reticente

España es de los países europeos con las cifras más bajas de ventas. Del total de discos DVD vendidos el año pasado, unos 16,8 millones, sólo un 4% fueron Blu-ray, según GfK.

En Reino Unido o Alemania llegan a un 9%, pero la media europea se queda en un raquítico 6%. En EE UU, los discos vendidos en alta definición en el 2009 no superaron el 11%, según NPD Group.

"El cambio de analógico a digital, de VHS a DVD, fue muy fácil y comprensible para los consumidores. Pero de digital a alta definición no es tan sencillo.

Mucha gente ya está satisfecha con la calidad de audio e imagen que ofrecen los DVD, no quiere pagar más", asegura Taniguchi Atsufumi, responsable de la línea de reproductores Blu-ray de Sony España.

La diferencia de precios es significativa. Un disco Blu-ray de la película Avatar o la última de Tarantino no baja de 25 euros, 30 en ediciones especiales.

En DVD se pueden comprar a partir de los 12. Para los reproductores también hay que rascarse el bolsillo. El precio medio de un Blu-ray está en 240 euros, pero uno de DVD no supera los 50, calcula GfK.

"Cada año vemos reducciones de precios de entre un 20% y un 30% en equipos y software. La caída animará la adopción", dice Atsufumi.

Samsung, LG y Panasonic compiten duramente con Sony en la venta de reproductores. "Todavía no hay masa crítica, se está creando. Pero estamos convencidos de que el 3D empujará al Blu-ray", explica Marcos García, director de electrónica de consumo de Samsung España.

"El problema está en el precio del contenido. Si vale el doble que un DVD normal, el consumidor no lo comprará. Aquí las majors (grandes estudios de producción de cine) tienen que cambiar su estrategia, y creo que ahora ya están dispuestas".

Hasta que eso ocurra, la industria de contenidos se encuentra en un brete. Las ventas de DVD se desploman, pero el aumento de las de Blu-ray no compensa la caída. El año pasado, se vendieron un 12% menos de DVDs en España y un 121% más de Blu-ray.


Escasez de contenidos

Sin embargo, la gran diferencia en volúmenes (16 millones de unidades DVD frente a 680.000 de Blu-ray) no remedia el problema de rentabilidad.

A ello hay que añadir la escasez de contenido en alta definición: sólo 1.050 títulos en alta definición el año pasado frente a 31.220 en DVD.

Ante estos datos, muchos se preguntan si el nuevo formato logrará sustituir al DVD o si saltaremos directamente a los modelos de distribución digital.

"Es la pregunta del millón. En su día el DVD empezó también muy lento, pero luego tuvo una adopción exponencial. Nadie lo sabe", dice López.

Richard Cooper cree que aún tardaremos en pasar de discos físicos a contenidos digitales. "Si pagas por una película en iTunes, no la podrás ver en una consola Xbox. Necesitas además una conexión de banda ancha muy buena. Todavía es un sector emergente y de nicho".


"Pues me quedo como estoy"

"¿Esto del Blu-ray sustituirá al DVD?". "No, no, qué va". "¡Ah!, entonces me quedo como estoy". Así se van muchos clientes, uno tras otro, felices por no tener que desembolsar 200 euros por un reproductor Blu-ray o 25 por la última novedad.

"No falla, es lo que siempre preguntan", asegura la responsable de la sección de electrónica de un gran almacén.

En ningún sitio se percibe mejor la batalla entre Blu-ray y DVD que en la tienda. A un lado, estanterías luminosas y pantallas de 42 pulgadas escupen estrenos de ciencia ficción para demostrar la experiencia de la alta definición. Al otro, miles de DVD amontonados sin glamour.

"Vendemos unos 45.000 DVD al mes y solo 6.000 Blu-ray. Las ventas de DVD cayeron el año pasado un 7%, pero las de Blu-ray sólo aumentaron un 3%", reconocen en otra cadena de electrónica.

"Los reproductores DVD ya vienen con conexión HDMI para alta definición. Mucha gente lo prefiere. Vendemos unos 250 al mes, frente a 35 Blu-ray".

La lucha entre la alta definición y la estándar no lo explica todo. "Nos afecta mucho la piratería", susurra una responsable de la sección de vídeo. "Antes las novedades tardaban seis u ocho meses, ahora al cabo de cuatro meses están; pero ¿quién no se baja películas de Internet?".

Fuente: ElPais




No hay comentarios:

Temas Relacionados: