Una cápsula que viajó a un asteroide vuelve a la Tierra tras 7 años de periplo


asteroide.jpg
La cápsula de una sonda espacial japonesa llegó a la Tierra el lunes tras un periplo de siete años por el espacio, durante el cual se posó sobre un asteroide de cientos de millones de años con la misión de extraer polvo de ese cuerpo celeste y traerlo a nuestro planeta.

La cápsula de la sonda "Hayabusa" (Halcón) fue recuperada el lunes por científicos en el desierto de Australia. "El helicóptero (que transporta a la cápsula) aterrizó", dijo a la AFP Lindsay Campbell, portavoz militar.

La sonda "Hayabusa" se desintegró el domingo al entrar en la atmósfera terrestre, al término de un periplo de siete años y 5.000 millones de km.

Previamente, una estela de luz pudo ser observada en el momento en que la sonda llegaba a proximidad de la Tierra, según indicó la agencia de noticias japonesa Kyodo.

El artefacto lanzó entonces la cápsula cuando sobrevolaba la zona militar de Woomera, en el desierto australiano. La cápsula, del tamaño de una pelota de baloncesto, debería contener materia procedente de un asteroide.

La sonda, de 1,50 metros de ancho por 1,05 m de alto, con paneles solares y un antena satelital, había aterrizado en 2005 en un cuerpo celeste denominado Itokawa, recorriendo hasta entonces de 2.000 millones de kilómetros.

La edad de Itokawa es "de entre varias decenas y varios cientos de millones de años", y la misión de la sonda era recoger muestras de materia de este cuerpo celeste.

El estudio de muestras procedentes de un cuerpo celeste muy antiguo --y que ha conservado sus características primitivas-- podría permitir a los científicos comprender mejor cómo se formó el sistema solar.

Es la primera vez en la historia de la conquista del espacio que una sonda vuelve a la Tierra tras haber entrado en contacto con un asteroide.

Los numerosos problemas técnicos que sufrió el aparato, debido especialmente a la débil gravedad que existe en la superficie del asteroide, plantean sin embargo dudas sobre la presencia de muestras en la cápsula que cayó en el desierto australiano.

Además, las dificultades de telecomunicación con la sonda habían obligado a los técnicos a retrasar tres años su regreso a la Tierra, por lo que el viaje se transformó en una verdadera odisea.

Incluso si la sonda no hubiese conseguido recoger muestras de polvo del asteroide, los científicos consideran que "Hayabusa" ha logrado buena parte de su objetivo, ya que habrá podido tomar muchas fotografías y efectuar numerosos análisis del cuerpo celeste.

El domingo, un equipo internacional de científicos se reunió en Woomera para asistir a la llegada espectacular de la sonda a la atmósfera. El proyecto de "Hayabusa" costó unos 12,700 millones de yenes (115 millones de euros, o USD 140 millones).

Fuente: Agence France Presse




No hay comentarios:

Temas Relacionados: