Nokia y Microsoft, las estrellas errantes



Hace cinco años no se podía hablar de telefonía sin mencionar en la primera frase a Nokia. Hace diez, Microsoft copaba titulares hasta en la sección de tribunales. Hoy ni querellas tiene.

El protagonismo de Apple y Google en los nuevos tiempos y los que se avecinan es una coincidencia de todos los analistas del sector tecnológico, así como la pérdida de protagonismo de Nokia y Microsoft; sin embargo choca ese ostracismo con su condición de líderes mundiales indiscutibles. Su decadencia es de lo más dorada.

De cada 100 móviles que se venden en el mundo 40 son de la marca finlandesa, sin embargo Nokia vale en bolsa 45 veces menos que Apple, un recién llegado a su sector.

La diferencia entre el viejo y el nuevo mundo de la telefonía es ésta: Symbiam, el sistema de Nokia, está presente en 390 millones de móviles, frente a los 60 millones del iSO de iPhone, pero éste tiene 30 veces más de aplicaciones que Nokia.


Muchos beneficios y poco futuro

En el caso de Microsoft todo luce aparentemente bonito. No hay muchas empresas en el mundo con sus 14.000 millones de dólares en beneficios (exactamente sólo siete, petroleras y bancos, según el índice FT Global publicado recientemente por Financial Times).

Sigue dominando de forma apabullante en el software de oficina (Office) y en el del hogar (Windows), con los que obtiene la mayoría de sus beneficios, sin embargo los analistas bursátiles y medios de comunicación norteamericanos, como Forbes, se empeñan en moverle la silla a Steve Ballmer y buscar un nuevo entrenador para la empresa.

Y es que la acción vale igual que en el año 2000 cuando se retiró Gates. Lidera en los mismos sectores que hace diez años, pero en ninguno de los que dominarán en los diez siguientes, quizás por ello su valor bursátil es inferior al de Apple.

En Internet sigue con pérdidas constantes; el navegador Explorer pierde fuelle, al nuevo buscador Bing le cuesta mucho ganar una décima de pastel; lo ganado en el mundo del videojuego, no compensa la pérdida fundamental en la telefonía móvil, donde Microsoft tenía una fuerte presencia.

Su sistema operati vo fue la alternativa al entonces todopoderoso Symbian de Nokia, pero a pesar del Windows Mobile 7, ya va por detrás del iPhone, RIM y Android, y lleva camino de quedarse en residual.

También Nokia fue el primero en smartphones, mucho antes de que existiera el nombre, pero optó por relegar ese segmento minoritario precisamente cuando iba dejar de serlo.

"¿Qué hacen Microsoft y Nokia?", se pregunta Julien Theys, analista de ScreenDigest. "Hace años que nos dicen que los próximo será mejor, pero en realidad no innovan y el mercado lo sabe.

Nokia sigue siendo el líder del mercado por volumen. Vende 20 millones de terminales frente a los 8 de Apple; pero por cada smartphone vendido, Nokia ingresa 155 euros y Apple 400. La diferencia en el margen es brutal.

Otro problema son las estadísticas de uso. Apple barre. Nokia compró Navteq. Creía que sería una fuente de ingresos sostenida, pero Google le chafó la estrategia con su trilogía de aplicaciones Maps, Earth y Street View. En este sector la competencia no es fácil".

Ballmer intenta reaccionar, pero va a rebufo. El pasado año salió el Windows 7, tras la mala experiencia del Vista; en el mundo móvil, después de años sin renovar el sistema operativo ha estrenado Mobile 7; pero quizás sea tarde.

En hardware acaba de firmar la defunción del móvil Kin; del reproductor musical Zune ni sabe. Las únicas buenas noticias parecen llegar del videojuego, con la llegada de Kinect.

Los retos de los cinco próximos años van a ser el cloud computing y el móvil. En cuestión de meses, Apple y Google se enfrentarán en el negocio de la descarga de música, de libros y en televisión.

Apple colgará en la nube iTunes, con lo cual ya no estará ligada nuestra discoteca al ordenador, sino que la descargaremos desde cualquier lugar a cualquier hora en cualquie aparato. Google hará lo mismo. En ningúno de esos escenarios parecen contar Microsoft y Nokia.


Cinco años revolucionarios

"Los próximos cinco años reconfigurarán completamente el panorama de la industria del móvil", se cuenta en Mobile Developer Economics. "RIM y Apple se colocarán entre los cinco primero, junto a un finlandés (Nokia) y dos coreanos (Samsung y LG).

En sistema operativos se consolidarán en dos tercios: Apple y los clones del iPhone con Android, dominando. De 2010 a 2014, los desarrolladores protagonizarán la mayoría de las innovaciones de los aparatos móviles". Y ahí App Store y Android llevan mucha ventaja.

"Nokia y Microsoft están noqueados desde la salida del iPhone. No tiene sentido y es injustificable. Si yo fuera inversor de ambas compañías, les pediría explicaciones", zanja Sixto Arias, de Havas Digital.


De Cupertino a Mountain View

El mundo se domina desde Cupertino y Mountain View, cuarteles generales de Apple y Google, respectivamente.

Las dos son empresas norteamericanas, las dos de California, las dos de Silicon Valley, más concretamente, las dos pertenecientes al condado de Santa Clara, y es que si la Tierra tiene una superficie de 510 millones de kilómetros cuadrados, estos nuevos dominadores del mundo han ido a montar sus imperios respectivos con apenas 15 kilómetros de distancia.

Dos cuarteles generales herméticos, especialmente en el caso de Apple, mientras que en el complejo de Google patrulla un cuerpo de policía propio cabalgando sobre modernos triciclos Segway y conexiones wifi.

Fuente: ElPais




No hay comentarios:

Temas Relacionados: