Una red social para cotizar la influencia en internet hace furor en Chile


empire-avenue-logo.jpg
Empire Avenue, una nueva red social creada en Canadá, en la que el usuario cotiza su influencia en internet como si fuera el valor de una acción en Bolsa, causa furor entre los internautas chilenos.

La culpable de que el fenómeno Empire Avenue explotase en Chile es Carolina Millán, de 26 años, quien incluso fue contactada por los creadores del sitio.

"Ingresé al sitio, empecé a revisar a ver de qué se trataba para entenderlo un poco. Lo encontré entretenido porque de alguna manera intenta medir el alcance que tiene tu mensaje, no sólo influir en la gente sino (medir) cuánta gente te está escuchando o leyendo", cuenta Millán a AFP.

Empire Avenue funciona como una Bolsa de valores en la que se negocia el prestigio e influencia en la red de sus usuarios. Al abrir una cuenta, el usuario dispone de 1.500 Eaves (una moneda virtual) y dispone de 10.000 acciones que valen cada una 10 Eaves. A partir de ahí empieza a construir su cartera de inversiones.

Cuánto más activo es el usuario en otras redes como Facebook y Twitter, o en su 'blog' y otras aplicaciones, más dinero genera y más crece su cotización.

La cotización de tu acción varía en función de cuán activo eres y de cuán demandada es. Si no tienes actividad tiende a bajar (y viceversa) y si mucha gente la quiere, sube de precio. Cuando se agotan tus acciones puedes emitir más -aunque esto está limitado- y eso también aumenta su precio.

Al inicio del juego, Empire Avenue valora los contactos del usuario, le da un precio de salida y un 'stock' de acciones propias, y a partir de ahí la propia Bolsa va regulando.

A la hora de comprar acciones, Cristián Muñoz, usuario de 26 años bastante activo, tiene claros sus criterios: se compran acciones "en general de gente conocida, amigos, conocidos y famosos con cuenta en Twitter y que también están en Empire Avenue".

Pero también hace "algunas apuestas porque hay que diversificar un poco y jugársela con acciones que en teoría van a subir", matiza con un léxico más propio de los mercados que de una red social.

Empire Avenue se abrió al público el martes pasado (antes se ingresaba por invitación) pero el empuje que dio Millán a fines de junio a través de su 'blog' y de Twitter fue tal que los creadores del juego la contactaron para pedirle consejo.

"Hemos intercambiado algunos e-mails, me han preguntado qué pueden hacer para brindar un mejor servicio a la comunidad chilena y están trabajando en traducir el sitio al español, que es lo principal", resume Millán.

Mientras los usuarios hablan de "transar la influencia de personas y empresas", el sociólogo Vicente Espinoza, del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago, opina que el atractivo del juego "tiene que ver con ponerle precio, medir el prestigio de las personas en valor monetario", explica.

Chile reúne las condiciones necesarias para el éxito masivo de las redes sociales en internet, en general, según el académico.

"Tiene una muy buena plataforma informática que permite el uso de este tipo de aplicaciones y después hay otros factores mas sociales e incluso culturales: dentro de la cultura chilena hay un gran interés por saber más con qué tipo de personas me estoy relacionando", según Espinoza.

"Tienes una herramienta que te va a decir 'mire, usted vale tanto'", destaca el sociólogo, y esa es "una información muy valiosa dadas las características de la vida social en Chile, donde el prestigio y el 'pelambre'(status) es crucial", añade.

Mientras, los usuarios siguen pendientes de sus cotizaciones y acumulando Eaves, cuyo símbolo recuerda al del euro.

"Al comienzo entraba a cada rato, era muy muy adictivo. Pero estos últimos días sólo reviso dos o tres veces al día cómo va la cosa", reconoce Muñoz.

"De momento no me ha tocado una caída muy fuerte, pero igual se siente raro que esté a la baja. No es bonito verse con números rojos", comenta divertido.

Fuente: Agence France Presse




No hay comentarios:

Temas Relacionados: